24 ago. 2015

Welles y Pasolini: 52 Curso de Cinematografía

Las proyecciones para la cuarta y última semana de la 52 Edición del Curso de Cinematografía de la UVa se dedican a dos cineastas importantes: Orson Welles y Pier Paolo Pasolini. Las cuatro proyecciones comienzan a las 19:30h en el Aula Mergelina de la facultad de Derecho de la Universidad de Valladolid. La entrada es libre y gratuita, sin necesidad de estar matriculados en el curso. 
 
Orson Welles:
  • Lunes 24: "Citizen Kane", 1941 (V.O.S. Proyección en 35 mm.) 119’
  • Martes 25: "The Magnificent Ambersons", 1942 (V.O.S. Proyección en 35 mm.) 88’
Pier Paolo Pasolini:
  • Miércoles 26: "Mamma Roma", 1962 (V.O.S.) 110’
  • Jueves 27: "Teorema", 1968 (V.O.S.) 99
La proyección de Ciudadano Kane el próximo lunes en 35 milímetros es una ocasión única para visionar la obra maestra indiscutible de Orson Welles en un formato ya retirado de los circuitos de exhibición: 35 milímetros. El sistema analógico, aun en desuso, continúa siendo la mejor forma de conservación para una película. De hecho, en mitad de la repentina desaparición del negativo, las empresas de fotografía han tenido que volver a él para permitir a las filmotecas copias de estrenos recientes con una durabilidad mucho mayor, y en condiciones más económicas.
 
En paralelo al acontecimiento, Esteve Riambau dedica un seminario de cuatro horas explicando la trascendencia de Welles, de cuyo nacimiento se cumple este año un siglo; y de su muerte, cuarenta años. La personalidad de este genio está marcada por la más que temprana idea de llevar, a su manera, y con un componente estilístico revolucionario, la figura de Randolph Hearst a la gran pantalla; tan solo tenía 24 años. Se sirvió de la ayuda de Joseph Mankiewicz len el guion y consiguió la meta dos años después.
 
Las interpretaciones sobre Ciudadano Kane han sido desde entonces casi infinitas, ancladas, eso sí, a dos conceptos angulares más o menos resueltos: el concepto Rosebud, que funciona más allá de cualquier tentación atrezzística derivada del Guffin; y la idea del trineo como elemento pendular. Al fondo, por delante de la crítica social, están la infancia, el pasado no resuelto, el paraíso perdido y el amor. Todo, con unos recursos sobresalientes que exprimió de forma hipermoderna.
 
Durante el curso, han sido varios los especialistas que se han referido a Welles, habida cuenta de los títulos programados –el otro es The magnificent Ambersons- y del año onomástico. En especial Santos Zunzunegui, quien lo calificó “gran autor melancólico”, y dedicó buena parte de su exposición a verter su peculiar forma de trabajar y de considerar la vida y las películas, que, en ocasiones, no le preocupaba terminar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario