5 may. 2014

Noé

Darren Aronofsky es uno de los directores más interesantes del panorama actual. Su último trabajo jalona una trayectoria repleta de obras arriesgadas y personales que le alejan de la convenciones habituales tanto del cine comercial como del de autor. Noe (2014) refleja muy bien esta postura y puede desconcertar a partidarios de ambos campos. Aronofsky personaliza una historia conocida y la renueva aportando inusitadas fugas hacia la fantasía pero sin perder de vista el origen de la historia. Su dramatismo nunca es impostado y su fuerza visual le permite algunos momentos de brillantez impropios de un megaespectáculo. Por otro lado, el trabajo de los actores es excepcional (Russel Crowe y Jennifer Connelly brillan con luz propia) reforzando un trabajo honesto y sorprendente. Lástima que no pudiese culminar su proyectado Batman. Seguro que hubiese sido superior al realizado por Nolan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario